viernes, 15 de abril de 2016

Ictericia en el recién nacido

Hoy tenemos el placer de leer un post escrito por el doctor Iván Carabaño Aguado, Jefe de Servicio de Pediatría del Hospital Universitario Rey Juan Carlos y del Hospital General de Villalba. Muchos le conocéis pero para quién no os diré que es una gran persona, un gran profesional, un gran amigo, un gran escritor, un gran jefe, un gran padre, siempre está ahí cuando se le necesita... En fin Iván, gracias de corazón.

¿Qué es la ictericia?

La ictericia se define como la coloración amarillenta de piel y mucosas. Se produce como consecuencia del aumento de la bilirrubina en la sangre.

La ictericia del recién nacido ¿es siempre una enfermedad?

No siempre. De hecho, se estima que el 60% de los recién nacidos la manifiestan, entre los días 2 y 7 de vida. Es lo que se conoce como “ictericia fisiológica”. Por otro lado, hasta un 20% de los lactantes alimentados al pecho presentan ictericia, entre los 7 y los 30 días de vida. Es lo que se conoce como “ictericia en relación con la leche materna”. Ambos cuadros son autolimitados, y carecen de gravedad. Quiero recalcarlo porque, en el segundo cuadro no está indicado retirar la leche materna.

Entonces, ¿ninguna ictericia da problemas? 

Una ictericia que aparece en las primeras 24 horas, que progresa rápidamente, o que cumple ciertos requisitos (como la aparición de alteraciones en el flujo biliar), puede ser problemática.

¿Ingresan muchos bebés por este motivo?

Sin duda alguna, la ictericia es uno de los motivos de ingreso más frecuentes en las unidades neonatales. El motivo de que ingresen es que, cuando hay mucha cantidad de bilirrubina libre en sangre, ésta puede depositarse en el cerebro (no solo en la piel y las mucosas). Y de este hecho se puede derivar  la aparición de problemas neurológicos.

Las causas que con mayor frecuencia generan ingresos por este motivo en las Unidades de Neonatología son las ictericias debidas a incompatibilidad Rh (cuando el bebé es Rh positivo, la mamá es Rh negativa y ha habido una sensibilización previa) y la incompatibilidad de grupo AB0 (cuando el bebé es A o B, y la mamá es de grupo 0). La primera de estas dos situaciones se puede prevenir, a través de la administración de inmunoglobulinas específicas a las gestantes Rh negativas.

Otras causas de ictericia importante son la sepsis, las infecciones connatales, las hemorragias internas y algunas anemias hemolíticas no inmunológicas.

¿Cuál es el tratamiento de la ictericia?

El tratamiento habitual de la ictericia es la fototerapia. La fototerapia consiste en colocar al recién nacido bajo una fuente de luz. La radiación ultravioleta facilita la conjugación y eliminación del exceso de bilirrubina.

Si el exceso de bilirrubina es muy importante, hay que recurrir a otras estrategias, como recambiar la sangre del paciente (exanguinotransfusión).

¿Sirve de algo colocar al bebé con ictericia cerca de la luz de una ventana?

La verdad es que sirve de bastante poco, pues el cristal de la ventana filtra buena parte de la radiación ultravioleta. Como se ha dicho, esta radiación es que facilita que la bilirrubina se vaya eliminando.

Si yo tengo un síndrome de Gilbert, ¿eso puede hacer que la ictericia de mi hijo sea más grave?

Tajantemente, no. El síndrome de Gilbert consiste en la aparición intermitente de ictericia en relación con fases de ayuno, estrés o infecciones intercurrentes. Se estima que el 1% de la población lo padece. Es un cuadro hereditario, pero no reviste ningún tipo de trascendencia clínica.

Iván Carabaño Aguado


No hay comentarios: