jueves, 26 de junio de 2014

ATRAGANTAMIENTO - II

Anabel Cristina de la Torre - Pediatra

Es importantísimo saber qué hacer ante un atragantamiento pues si la obstrucción de la vía aérea no se resuelve con rapidez, el niño podrá acabar sufriendo una parada cardiorrespiratoria.

Nuestra actitud va a variar según diferentes cosas:
  • el niño esté consciente o inconsciente.
  • la tos si es o no efectiva.
  • la edad del paciente.

 

TOS EFECTIVA

Si el niño está hablando, tosiendo, llorando, significa que el aire está pasando por las vías aéreas. Cuando la tos es efectiva vemos que el niño hace esfuerzos por expulsar el objeto.
Debemos animar al niño a que siga tosiendo ya que la tos es un mecanismo para expulsar el cuerpo extraño.
NUNCA debemos dar golpes en la espalda, porque podemos mover el cuerpo extraño y ayudar a que obstruya más, simplemente tenemos que animarle a que siga tosiendo.

TOS NO EFECTIVA PERO ESTA CONSCIENTE

No es capaz de emitir sílaba ni palabra, no respira normalmente y se puede poner azul.
  • Examinar la boca y eliminar cualquier cuerpo extraño visible (SOLO se hará si es fácil de ver y extraer). Utilizaremos un dedo a modo de gancho, metiéndolo estirado por un lado de la boca y al llegar al final doblándolo como si fuese un gancho y hacer un movimiento de barrido.

  • En el lactante:
    • Al ser pequeño podemos colocarle boca abajo en un plano inclinado (con la cabeza más baja para favorecer la expulsión del cuerpo extraño) apoyado sobre nuestro antebrazo. Damos 5 golpes en la espalda con el talón de la otra mano en la zona interescapular. Los golpes deben ser rápidos y moderadamente fuertes.
    • Le colocamos boca arriba apoyado sobre el otro antebrazo. Damos 5 compresiones torácicas en la parte inferior del esternón con los dedos índice y medio y en dirección a la cabeza.
    • Tras los 5 golpes en la espalda y toráx volvemos a valorar al niño (si está consciente, si respira o tose y si podemos ver el cuerpo extraño) durante máximo 10 segundos. Si no lo hemos conseguido y sigue consciente, repetimos los 3 pasos.
  • En el niño:
    • 5 golpes en la espalda como en el lactante pero ahora con el niño erguido y no tumbado (figura a).
    • En el niño no hacemos compresiones torácicas sino la maniobra de Heimlich (figura b). Nos colocamos detrás del niño y pasamos los dos brazos por debajo de las axilas. La mano derecha la cerramos como un puño y con el pulgar hacia dentro y con la izquierda agarramos la derecha y hacemos un movimiento de presión brusco y con fuerza hacia atrás y arriba. Lo repetimos 5 veces.
    • Tras los 5 golpes en la espalda y en abdomen volvemos a valorar al niño (si está consciente, si respira o tose y si podemos ver el cuerpo extraño) durante máximo 10 segundos. Si no lo hemos conseguido y sigue consciente, repetirlo.

 

RESUMEN

 
 
 
No dar golpes en la espalda cuando está tosiendo.
No intentar sacar el cuerpo extraño con los dedos si no se ve.
Recordar estas maniobras porque podéis salvar una vida.




No hay comentarios: