domingo, 16 de febrero de 2014

TRASTORNO POR DEFICIT DE ATENCION E HIPERACTIVIDAD (TDAH) - II PARTE

Ana I. Rodríguez Cordobés - Pediatra de Atención Primaria




Evolución

El exceso de actividad motora disminuye al avanzar la adolescencia mientras que la impulsividad y la inatención tienden a mantenerse.



El impacto de este trastorno en el desarrollo del niño varía según la etapa de la vida:
  • El preescolar presenta alteraciones de conducta.
  • El escolar además de los trastornos de conducta, presenta problemas escolares, dificultades para relacionarse y disminución de la autoestima.
  • El adolescente además de los problemas académicos, dificultades para relacionarse, disminución de la autoestima, puede presentar traumatismos, contusiones, accidentes de tráfico, embarazos no deseados, incluso problemas legales (debido a conductas de agresividad, consumo de sustancias, hurtos...).

  • El universitario a los problemas académicos se suman dificultades para trabajar (cambios de trabajo frecuentes), dificultad para relacionarse, alteraciones de la conducta, baja autoestima, abuso de sustancias, accidentes, hijos a corta edad, enfermedades de transmisión sexual, menor uso de anticonceptivos.

Tratamiento

Tras ver la evolución de estos niños sin tratamiento, está claro que deben ser tratados una vez diagnosticados.

El tratamiento debe ser combinado: psicológico-conductual, farmacológico, intervención psicopedagógica en la escuela e intervención familiar.

Los objetivos del tratamiento son:
  • Mejorar las relaciones con la familia, profesores y demás niños. Menos llamadas de atención o notas de mal comportamiento, mayor obediencia y cumplimiento de normas.
  • Disminuir la frecuencia de los comportamientos perturbadores.
  • Mejorar la calidad de las tareas escolares.
  • Mejorar resultados escolares.
  • Participar en actividades sin interrumpir.
  • Aumentar la seguridad en sí mismo.
  • Mejorar la autoestima.
  • Aumentar la independencia en los cuidados propios y en la realización de actividades propias de cada edad.
Tratamiento psicológico
Se recomienda terapia cognitivo-conductual como tratamiento inicial en trastornos leves, cuando el impacto del trastorno sea mínimo, cuando hay discrepancia sobre la frecuencia e intensidad de los síntomas entre los padres o entre éstos y los profesores, cuando aún no está claro el diagnóstico, cuando los padres rechazan el tratamiento farmacológico y cuando tienen menos de 5 años.

Tratamiento psicopedagógico
Precisan un programa de intervención individualizado en la escuela que incluyan aspectos académicos, sociales y conductuales.

Se recomiendan adaptaciones en el aula, entrenamiento para docentes, técnicas de modificación de conducta y otras estrategias de manejo del TDAH en el aula (aplicación de normas y límites, presentación de tareas, sistemas de evaluación, etc).

Tratamiento farmacológico
La medicación es la primera elección en pacientes con TDAH severo, con impacto serio en su vida diaria, o en aquellos con síntomas moderados que no han respondido o rechazan el tratamiento anterior.

El metilfenidato y la atomoxetina son los fármacos recomendados en la actualidad, por su eficacia y seguridad a las dosis adecuadas, con independencia del subtipo de TDAH, de la edad y del sexo del paciente.

Puede tomar el tratamiento durante años, puesto que no disminuye su efectividad.
  • Metilfenidato Se trata de una sustancia que aumenta la concentración de las sustancias que en este trastorno están disminuidas (dopamina y noradrenalina). Puede ser de acción corta (duración de efecto 4 horas) pudiendo tomar más de una al día. De acción más larga (duración de 8 o 12 horas), 1 al día.
  • Atomoxetina. Más recomendada en TDAH con ansiedad o tics asociados. Sólo aumenta la concentración de noradrenalina.

El tratamiento se debe mantener mientras demuestre mejora de los síntomas.

Los períodos de descanso (no tomar medicación) no siempre están recomendados. Se pueden incluir períodos sin tratamiento o con dosis menor de acuerdo con la familia y según el estado del niño en estos períodos.


Cada niño debe ser evaluado de forma individual con la participación de la familia y de los educadores.

La paciencia y el trabajo de los padres y profesores hacen más milagros con estos niños que solamente la medicación.

Ojo! no todo niño hiperactivo tiene TDAH


En la III parte la Dra. Ana Rodríguez hablará de consejos para los papis de estos niños 

No hay comentarios: