jueves, 21 de noviembre de 2013

COLICO DEL LACTANTE - I

Jimena Pérez Moreno - Pediatra

Aunque no es una enfermedad provoca una angustia enorme en los padres, especialmente en los primerizos y son la causa de múltiples visitas al pediatra.

Mi compañera, la Dra. Jimena Pérez Moreno, especialista en Digestivo desarrolla a continuación este tema con gran acierto.





¿Qué es el cólico del lactante?

  • Es el llanto súbito e incontrolable de un niño sano menor de 3 meses. Se puede iniciar desde las 2 semanas de vida.
  • Les ocurre hasta al 40% de los bebés.
  • Dura más de 3 horas al día, más de 3 días a la semana al menos 1 semana.
  • Es un tipo de llanto de comienzo y fin claro, no relacionado con la comida ni con el sueño. Es "como si gritara de dolor", estando el niño rojo y con las piernas encogidas.

  • Suele ocurrir más por la tarde-noche.
  • Lo primero que deben saber los padres es que es un proceso normal (no patológico) de un niño sano y que tal y como empieza, suele acabarse a los 3-4 meses.
  • No altera la talla ni el peso del niño.

¿Por qué ocurre esto?

El niño no llora porque esté enfermo ni tampoco porque no le cuidéis bien.
Las causas del cólico pueden ser múltiples como: inmadurez del intestino, alteración de su flora intestinal, mala técnica de alimentación, estrés familiar...
Se resuelve solo a los 3-4 meses sin necesidad de tratamiento por lo que forma parte de la maduración del niño.

¿Cómo se diagnostica el cólico?

Todo bebé que presente un llanto incontrolable por los padres debe ser evaluado por su pediatra quien descartará con la exploración física otras causas de llanto. Si todo es normal, y el tipo de llanto cumple las características que hemos dicho, se tratará de un cólico de lactante.


No se necesita ninguna prueba analítica para diagnosticar el cólico. Sólo se realizarán otras pruebas si el pediatra lo requiere por una exploración alterada.

¿No hay ningún tratamiento para que deje de llorar?



En realidad hay muchos tratamientos para una entidad que suele resolverse sola sin alterar el crecimiento del niño. Por este motivo, no todos los niños que tengan cólicos necesitarán tratamiento.

Si se inicia un tratamiento para el cólico es para ayudar a los padres a hacer frente a este llanto, que en ocasiones puede alterar la relación padre-hijo o la salud mental de los padres. Si los padres entienden que no es un problema y están tranquilos, no es necesario tratar al bebé.

Se han propuesto distintos tipos de tratamiento y la mayoría de ellos solo tienen beneficio en 1 de cada 3 niños. Por ello el pediatra puede intentar probar con distintos tratamientos si no son eficaces en su hijo.

No todos son igual de seguros por lo que antes de tratar a tu bebé con algún tratamiento (aunque sean naturales) deberán comentarlo con su pediatra.


........En Cólicos del lactante II hablaremos de los distintos tratamientos con mayor detalle












1 comentario:

Anónimo dijo...

Los cólicos en bebés acostumbran a aparecer entre la segunda y la cuarta semana de vida y los síntomas son irritabilidad, llanto intenso, encogimiento de piernas, la barriga está tensa e hinchada y su cara enrojece y muestra un gesto de dolor. Por lo general, estos episodios se producen casi a diario, por la tarde o noche, justo un rato después de la última toma y pueden prolongarse durante horas, finalizando con la expulsión de gases. Sin duda, es una situación que puede provocar preocupación y estrés a los padres, pero no hay motivo para ello. No se trata de una dolencia grave en absoluto, y desaparece espontáneamente en torno al cuarto mes. En esta página aprendí bastante...http://clubmamas.novalac.es/consejos/para-tu-bebe/los-colicos-del-bebe/ saludos!