miércoles, 28 de agosto de 2013

LA TOS

Ingrid González Gil - Pediatra

Uno de los motivos de consulta más frecuentes en Pediatría, que causa mucha ansiedad en los padres, y puede afectar tanto su calidad de vida como la de sus niños, la tos.


La tos es "un mecanismo defensivo del aparato respiratorio" para expulsar agentes extraños (secreciones, sustancias inhaladas) y mantener limpias las vías aéreas.

Es muy frecuente entre los preescolares y escolares (entre 1 y 11 años). Es habitual que los menores de 6 años estén con tos prácticamente todo el invierno por cuadros sin importancia tipo catarros y no por ello indicar que tienen algo serio.

Puede ser seca o productiva (con secreciones, es la que al toser se oye flema). Muchas veces la tos seca produce irritación de garganta, lo que produce picor y éste más tos, metiéndonos en un círculo del que se puede salir hidratando mucho las vías respiratorias y el ambiente.

Causas

Son varias las situaciones que pueden desencadenar la tos:
  • Variaciones en la temperatura y humedad ambiental.
  • Agentes irritantes: polvo, humo del tabaco, perfumes, gasolina, aspiración de secreciones gástricas...

  • Presencia de elementos extraños en las vías aéreas: moco, cuerpos extraños en las vías aéreas, aumento de tamaño de las amígdalas.
  • Afecciones de las vías aéreas y/o del pulmón, siendo la más frecuente el catarro (del que hablaremos próximamente).


  • Nervios, estados de preocupación, tipo de personalidad característica...Es más frecuente en mayores de 5 años, aparece voluntariamente sobre todo cuando el niño es foco de atención, y desaparece durante el sueño. Se denomina tos psicógena.


La mayoría de las veces la tos es aguda, dura alrededor de 1 mes, y generalmente es producida por catarro de vías altas, faringoamigdalitis, laringitis...Si persiste más de 6 semanas se denomina tos persistente o crónica y puede deberse a asma, irritación constante por el humo del tabaco...

¿Cuándo ir al pediatra?

  • Si el niño tose mucho y no descansa.
  • Tiene dificultad para respirar (le cuesta trabajo coger el aire, se le marcan mucho las costillas al respirar, se le hunde el esternón o mueve las alas de la nariz para coger aire).
  • No se encuentra bien.
  • Vomita siempre que tose.
  • Han pasado 15-20 días desde que comenzó la tos y continúa igual sin haber períodos de mejoría.
  • Cuando se acompaña de fiebre elevada que dura más de 3 días.  

Tratamiento

No está indicado suprimir la tos por su función de defensa, pues si la eliminamos y sobre todo cuando es con secreción podemos desarrollar complicaciones. Si el niño se encuentra bien y tose de vez en cuando, lo adecuado es NO DAR NADA. Si un niño está todo el invierno con tos por procesos banales no podemos medicarle todo el tiempo sin estar realmente enfermo.

También debemos saber que muchas de las medicinas para aliviar la tos no son inofensivas, pueden producir estreñimiento, sueño... Existen muchos jarabes para la tos, pero no está demostrada su eficacia.

La tos irá desapareciendo a medida que la causa que la produce se vaya resolviendo. Por ejemplo cuando es producida por catarros cuando se pase éste, disminuirá la tos; por lo que la recomendación es ingerir abundante agua y mejorar la humedad del ambiente.

Cuando la tos es crónica y hay una causa demostrable, el tratamiento estará orientado a corregir la patología.


La mejor actitud ante la tos es tener paciencia, mantener la tranquilidad y recordar que la tos es beneficiosa en la mayoría de las ocasiones

No debemos dar fármacos antitusivos cuando el niño se encuentra bien y no le molesta para nada la tos

1 comentario:

Ana Maria García dijo...

interesante articulo hay que tener en cuenta que hay buenos remedios para la tos aunque en los niños es un caso algo especial ya que no se les puede dar cualquier remedio,en especial si son menores de 1 año