jueves, 22 de agosto de 2013

EL MAL OLOR DE ALIENTO

Anabel Cristina - Pediatra

Aunque con menor frecuencia que en los adultos también en los niños se da el mal olor de de aliento.

El olor desagradable de aliento se llama halitosis.

Aunque no es grave y suele desaparecer puede resultar un problema social importante por el rechazo de sus compañeros.

Causas

  • La más frecuente es la mala higiene bucal, los restos de alimentos que quedan entre los dientes y en la lengua (sobre todo en la parte posterior de la lengua) son descompuestos por las bacterias que se encuentran en la boca y dan lugar a sustancias que causan el mal olor. La lengua al ser irregular y con surcos favorece la acumulación de los restos de alimentos.
  • Otras causas bucales son la inflamación de las encías, caries, aparatos de ortodoncia.
  • Disminución de la saliva. La saliva tiene función antimicrobiana y de limpieza. Cuando dormimos disminuye la producción de saliva, por eso al levantarnos es normal el mal olor de boca. También disminuye con la sequedad o por respirar por la boca, cosa que ocurre por ej, por tener obstruida la nariz, por tener fiebre, hipertrofia de adenoides (conocida como vegetaciones). 
  • Restos de comida en amígdalas. Las amígdalas tienen agujeros, llamados criptas, donde se puede meter comida y por el efecto de las bacterias ocurre lo que ya hemos explicado. Muchas veces los padres confunden esto con amigdalitis porque ven punto blanco en la amígdala y además les duele.
  • Moco que cae desde la parte posterior de las fosas nasales hacia la garganta, amigdalitis, sinusitis, catarros.  
  • Determinados alimentos: ajo, coles, puerro, pimientos, chocolate, cebolla, algunas especias, alcohol, tabaco... Al digerirlos se producen unas sustancias que pasan a la sangre y son eliminadas a través de la respiración, por eso huele el aliento distinto.
  • Ayuno prolongado.
  • Es muy poco frecuente en los niños que la causa sea digestiva.

Tratamiento

Debemos identificar y eliminar la causa que lo produce.
  • Es fundamental la correcta higiene de la boca. Lavar la boca (dientes y lengua) 3 veces al día.

  • Si existe alguna carie o se es portador de aparato, revisiones periódicas con el odontólogo.
  • Beber abundante agua para evitar la sequedad de boca.
  • Comer frutas y verduras y evitar aquellos alimentos que nos produzcan mal aliento. 
  • Recordar a los adolescentes que eviten el alcohol y el tabaco.
  • Irrigaciones con suero salino fisiológico  en caso de obstrucción nasal.
  • Colutorios por la noche cuando el niño sepa hacer enjuagues, antes de acostarse. Ojo! los colutorios no sustituyen al cepillo y cuidado porque algunos pueden teñir los dientes.

No hay comentarios: