miércoles, 7 de agosto de 2013

CORTE DE DIGESTION, ¿EXISTE O NO?

Anabel Cristina - Pediatra

La eterna polémica en verano sobre el tiempo que deben esperar nuestros hijos después de comer para darse un baño en la piscina o en el mar.

 
 -"¿Mamá, me puedo bañar ya?"
- " No, que se te corta la digestión"
- "Joooo" 

¿Qué es el corte de digestión?

Se trata de un cambio brusco y repentino de temperaturas entre el cuerpo (caliente) y el agua (fría). Cuanto más brusco sea ese cambio, más exagerada será la reacción del organismo.

Es decir, que podemos sufrir este cuadro sin que hayamos comido previamente, siempre que haya esa diferencia brusca de temperatura entre agua y cuerpo, ej. tras hacer ejercicio intenso o estar al sol tiempo prolongado y después meternos en agua fría.  

Ahora bien, es más probable que después de comer se produzca ¿por qué?
Durante la digestión el sistema de nuestro cuerpo que más trabaja es el digestivo, donde se acumula más la sangre y por tanto, al resto del cuerpo le llega menos, como el cerebro (por eso tenemos sueño después de comer). Si durante el proceso de la digestión, el cuerpo entra en contacto brusco con bajas temperaturas, la sangre se ve obligada a repartirse por el cuerpo para contrarrestar la pérdida de calor disminuyendo la sangre en el aparato digestivo y por eso se dice que “se corta la digestión”.

¿Qué produce el corte de digestión?

Vómitos, náuseas, dolor abdominal, mareos, piel pálida, descenso de la tensión arterial, escalofríos, pérdida de conocimiento y en casos extremos parada cardiorrespiratoria.

Prevención

Este cuadro puede suceder a cualquiera independientemente de la edad. Simplemente debemos saber qué tenemos que hacer para evitarlo.
  • No hacer comidas copiosas y abundantes antes de bañarnos y si es así, esperar un tiempo prudencial antes de ir al agua.

  • No meternos bruscamente en el agua, sobretodo si estamos con mucho calor y/o el agua está muy fría. Entrar despacio y si se siente mal salir inmediatamente.

  • No hacer ejercicio intenso ni después de comer ni antes de darnos un chapuzón.
 

  • No nadar intensamente después de comer.

¿Qué hacer si ya se ha producido?

Si el cuadro no es grave se recuperará en 2-3 h.
  • Tumbar y secar al niño con las piernas ligeramente elevadas.
  • Rehidratar con agua o suero si está consciente.
  • Taparle con toalla seca para que aumente su temperatura.
Si no mejora o ha perdido el conocimiento, acudir al médico más cercano.

ES CONVENIENTE METERNOS EN EL AGUA DE FORMA PROGRESIVA
EVITAR CAMBIOS BRUSCOS DE TEMPERATURA CORPORAL Y EJERCICIO INTENSO DESPUÉS DE COMER

2 comentarios:

Ingrid González Gil dijo...

Muy bien explicado. Me encanta el blog Anabel, enhorabuena!!!!!!

Anónimo dijo...

esta chuli